Big Eyes y el (in)necesario mundo del marketing

Niña con ojos excesivamente grandes

El arte no tiene nada que ver con el dinero. Desde luego las ventas no forman parte del lenguaje del arte... es como un trabalenguas para él. El arte se crea desde los sentimientos y puede o no llegar a un receptor... simplemente estará allí para quien quiera coger y captar el mensaje. Otro problema es que el arte no da de comer al artista, no entiende de qué se nutre, salvo que se manifieste en modo receta, pero lo normal es que el arte acabe matando al artista. He visto Big Eyes. No es habitual que comente obras protegidas por el tan ansiado "todos los derechos reservados" de la industria, pero me ha inspirado en reforzar la lucha que muchos llevamos por el bien común y el arte libre.

La historia de una artista y su marido experto vendedor... El matrimonio perfecto, diría yo, para que el artista pueda llegar a comer de su arte y que éste último no acabe matándolo como ya comenté más arriba. Esta historia de artista y vendedor no tendría el lado dramático si no fuera porque el vendedor siempre quiere el control absoluto de lo que vende, siempre ansía más, es vendedor capitalista y requiere tanto control que prefiere incluso evitar nombrar al autor si fuere necesario.

¿Cuántas obras vemos a diario sobre-explotadas? ¿Cuántos artistas ansían ser reconocidos por su arte? ¿Y cuántos incluso después de ser mundialmente conocidas sus obras? ¿Cómo estar seguro de que el autor es el autor y no su editor, su jefe, su mujer, el hombre que firma los contratos...?

En la era de la comunicación los vendedores o marqueteros son indispensables para comer, pero los artistas pueden seguir siendo nombrados y renombrados. La industria y el arte son dos mundos totalmente distintos condenados a entenderse si el segundo quiere comer, pero que nunca olvide la industria que sin el arte ellos simplemente serían vendedores de humo... ¡Qué menos que mencionar al autor! Para ello por ejemplo utilicemos las Creative Commons BY. Luego lo de si dejamos que la obra se venda o no es secundario y lo podremos discutir más adelante.

Por cierto, la imagen que acompaña al texto en un trabajo de retoque de Al-Demon bajo una fotografía con licencia creative commons 0 que precisamente significa que se queda huérfana de autoría y pasa a dominio público... Qué triste licencia, debería ser solo utilizada para fines plenamente educativos carentes de autoría o de tal magnitud de coautores que al final éstos se disuelvan en un todo. Por lo que creo que esta está mal por no permitir poner un coautor junto a Al-Demon que aportó el retoque.

Licencia: 
Creative Commons Licence