Oda a la Cultura Libre

Cultura Libre, proyecto libre

Querido artista, imagina por un momento que todo el mundo puede retocar, distribuir e, incluso, comercializar tu obra. ¿Te gusta? Es fácil que digas que no, que te niegues rotundamente a ello. Pero da igual, porque tarde o temprano, por un medio u otro, van a hacerlo. Entonces, ¿por qué no cambiar las reglas del juego? Abre tu obra, créala con una licencia libre, liberaliza tu arte y creatividad y contribuye firmemente con la Cultura Libre.

Pues sí, la Cultura Libre es una corriente de pensamiento que promueve la libertad en la distribución y modificación de los trabajos creativos basándose en el principio del contenido libre. Términos como dominio público, copyleft, licencias Creative Commons o software libre están a la orden del día en esta sociedad cada vez más globalizada.

En el ámbito cultural, podemos destacar tres actores principales: autores, editores y público. Los primeros, creadores, históricamente se han despreocupado de la edición y distribución de sus obras, una tarea costosa y que asumían los segundos actores de esta triple ecuación: los editores. Éstos siempre se han movido en el negocio de la escasez de copias, ya que controlando dicha escasez es como consiguen llenarse los bolsillos. Los terceros en discordia, el público, solamente tienen una pretensión: demandar y consumir contenidos artísticos de calidad.

Pero los sistemas digitales han removido los cimientos de esta ecuación. En un mundo globalizado, la lógica de la escasez no funciona, ya que cualquier contenido es susceptible de ser copiado a la perfección, por muy difícil que pueda parecer la tarea o por muchas trabas (y leyes) que se sigan poniendo.

En esta digitalización se hace complicado reconocer al autor de una obra mediante terceros, pero gracias a la experiencia del software libre se incluyen licencias libres que pueden ser aprovechadas en la cultura. Por ejemplo, las Creative Commons permiten a los autores decidir cómo y bajo qué parámetros el público puede compartir, modificar e incluso comercializar una obra, eso sí, siempre reconociendo al autor inicial.

Los editores deben centrarse en la promoción, acompañamiento y estrategias de marketing para que sus productos se conozcan, pero deben dejar que sean los propios artistas los que controlen qué quieren que el público haga con sus trabajos… y ahí es donde los artistas deben concienciarse de la importancia de la Cultura Libre para contribuir al enriquecimiento de la cultura en la sociedad.

En Albacete, desde esta plataforma cultural vamos a apostar por este camino y, tras varios años apoyando a los artistas de la provincia, hemos encaminado dicha plataforma digital a ofrecer un espacio para que estos artistas entiendan que deben ser ellos mismos quienes permitan al público retocar o distribuir sus obras, ya que la licencia será libre, pero la autoría no dejará de ser suya.

Licencia: 
Creative Commons Licence