Todopoderoso

Todopoderoso

I
He de decir que la niña se marcha.

Quedóse levitando dormida 

en la invisible y tosca lejanía.

Pues ya vino la adultez del pensar para quedarse.

Vino con espinas para enredarme.

 

II

Rozó mi halo mientras moría

esa inocencia al otro lado,

y yo quería esa esencia sinfónica,

yo misma mis propias manos .

Sin embargo ahora es fehaciente anhelo

volver atrás de vez en cuando.

 

III

Mirome al espejo, y comprendí

la herida del tiempo y su necio paso

pero paso es al fin y al cabo ,

y llevóse cual fechoría silente

los encantos que embargan mi piel

de reflejo y frescura

cada vez hoy menos presente.

 

IV
Como silencioso, desdeñoso y cruel.

Eterno como ninguno el tiempo es,

sin duda, todopoderoso.

Licencia: 
Creative Commons Licence

Añadir nuevo comentario