Arroz en paella con costillas adobadas

Arroz en paella con costillas adobadas

En su sugerencia gastronómica de esta semana, Mamen de Juan nos ha preparado un arroz en paella con costillas adobadas. En esta ocasión tenía claro que la paella quería acompañarla de carne y algo mejor que no solo pollo o conejo, como suele ser lo habitual. Por eso eligió estas costillas ibéricas, que aunque la verdad es que tienen poca chicha, el sabor que dan al guiso es un puntazo imposible de descartar si quieres un arroz sabroso y bueno.

INGREDIENTES:

  • Arroz Bomba
  • Caldo con sofrito para paellas de Carne y verduras
  • Caldo de verduras
  • Costillas adobadas
  • Pimiento rojo
  • Porrines de ajo
  • Garrafón y Tabella
  • Judía verde plana
  • Alcachofas baby
  • Tomate frito
  • Harina
  • Gaseosa de papelillos
  • AOVE
  • Sal
  • Azafrán

ELABORACIÓN:

En primer lugar, contaros que, como siempre, soy la comodona que no se molesta en medir y pesar los ingedientes y luego me cuesta un montón especificar cantidades. No es excusa, pero os iré contando más o menos lo que puse, porque de esta paella comimos 3 personas.

Lo primero que hice fue poner una paella amplia, de unos 45 cm de fondo, con el calor en el centro solo. Aceite para cubrir este rodal, más o menos (acordaros de equilibrar aquí el paellero para que esté totalmente vertical y no nos dé problemas llevando el caldo hacia un lado). Enseguida ponemos las costillas troceadas. Las doramos bien por todos los lados y cuando están ya casi, las apartamos un poquito hacia los lados y en el centro ponemos a sofreír el pimiento y los porrines de ajo. Un pelín de sal y a dar vueltas.

Como verduras para este arroz, hemos cogido un preparado que viene ya congelado de Garrafón, Tabella y Judía Verde plana y que hemos cocido unos 8 minutos en agua hirviendo ligeramente salada. Los tenemos escurridos y reservados. Así que como están un poco cocidas, las vamos a incorporar más tarde.

Cuando el sofrito está ya echamos el tomate y encendemos el fuego de fuera. No dejéis de dar vueltas, que el tomate está ya frito y se quemará enseguida. Rápidamente echamos el caldo.

Yo sé que os he dicho mil veces que me va genial sofreír el arroz previamente, pero esta vez, tenía especial interés en que estos caldos, que aunque ya son sabrosos de por sí, tomaran todo el sabor del adobo de las costillas. Así que conté un poco caldo de más en previsión de que iba a perder un poco en la cocción, y eché una mezcla de 1 litro de Caldo de Verduras y 1 litro de Caldo con sofrito de paella. Los dejamos hervir como unos 15 minutos. Cuando lleve unos 10 le incorporamos las verduras.

Lo de controlar la pérdida del caldo, me iba a resultar complicado, así que he confiado en el instinto, contando que me iba a quedar con, aproximadamente un litro y medio, que es lo que más o menos consumirían unos 650 gramos de arroz bomba, que fue lo que puse después de haber hervido esos 15 minutos, echándolo en forma de lluvia por toda la paella y procurando que quedara con el mismo grosor por todos los lados.

Mientras el arroz está cociendo, con un pelín de azafrán que le hemos echado para que nos dé color, y una ramita de romero, que luego retiraremos, preparamos las alcachofas baby. Son pequeñitas, apenas un bocaíto. Pero quería darles un protagonismo especial y que no se perdieran deshechas en el arroz. Iban a ser el toque crujiente de este plato. Para ello, preparé con unos 100 gramos de harina, un pelín de agua y una gaseosa de papelillos, una "gacheta", como decía mi abuela, para rebozar las alcachofas y freírlas en abundante aceite de oliva a fuego fuerte. Después las ponemos a escurrir el exceso de aceite en un papel de cocina y las reservamos para colocar por la paella unos 5 minutos antes de apartarla.

Así que cuando lleve unos 12 minutos cociendo el arroz a fuego fuerte, se supone que más o menos empezará a "cantar" nuestro arroz haciendo ruiditos de estar tostándose en el fondo de la paella. Le colocamos las alcachofitas fritas. Taparlo y apagar el fuego. Es el momento de darle reposo. Entre 5 y 8 minutos puede estar bien.

A la hora de servir, remover bien todo el arroz por la paella, para mezclar los granos de arriba con los de abajo o los de las orillas con los del centro, porque observaréis que todos los granos no cuecen igual. Mezclarla es la mejor opción para que quede homogénea y se puedan probar granos de todos los lados. En el plato, yo creo que este arroz no necesita nada más, ni más salsa, ni más limón, ni más hierbas, pero sé que hay gente muy forofa de poner limón o mayonesas a los arroces. Adelante, cada cual tiene que ser fiel a sus gustos y esto no es ciencia exacta. ¡Sólo espero que os esté rico!

* Receta elaborada por Mamen de Juan en el blog Las Comidicas de Mamen. Actualmente, Mamen es la directora de Flow Cooking.

Licencia: 
Creative Commons Licence

Añadir nuevo comentario